PERSONAJES DE PAPEL: El Capitán Trueno, por Fe.Li.Pe. - Mayo 2012




INTRODUCCIÓN




El cómic es un relato cuya historia se acompaña de imágenes dibujadas,  por lo que se puede definir como una narración gráfica en la que participan tanto la literatura como el dibujo y la pintura. La palabra cómic es un anglicismo, es decir, procedente de la cultura anglosajona, aunque su etimología es griega y viene de Κωμικός, cuyo significado es “de o perteneciente a la comedia”, puesto que era bastante común que las primeras historias tuvieran un cariz humorístico, aunque no sea siempre así, ni mucho menos. Sin embargo, a pesar de que la acepción anglosajona se va extendiendo por el planeta, no se le denomina en todos los lugares de la misma forma, así, en España es bastante común llamarle “tebeo”, o “monitos” en México, “muñequitos” en Cuba… y un uso muy generalizado es el de “historietas”. En Estados Unidos se habla más de “cartoon”, aunque se refiera últimamente con más frecuencia a los dibujos animados, viniéndole este nombre de los cartones sobre los que se dibujaba. Y así tenemos que en Francia les dicen “bande dessinée”, en Brasil “quadrinhos” o en Japón ( 漫画) “manga”, ¿os suena de algo?... Pero no quiero cansaros con estas historias, sino que a partir ahora hablaremos de los verdaderos protagonistas del cómic, de sus héroes y protagonistas, de esos personajes que han quedado en la memoria de varias generaciones y perduran a través del tiempo. Y para comenzar esta andadura lo haremos de la mano de aquellos surgidos de la imaginación de escritores y dibujantes de habla hispana y más adelante tiempo tendremos de recordar los otros que nos llegaron de culturas diferentes… Por una vez nos permitiremos el lujo de anteponer lo nuestro…



EL HÉROE


El protagonista principal es el Capitán Trueno, un caballero español que por los tiempos de la Tercera Cruzada, cuando todavía la historia de Europa transcurría por las fechas poco luminosas de las medianías de la Edad Media, se dedicaba a recorrer el mundo en busca de injusticias que deshacer y oprimidos que liberar, siempre acompañado de sus buenos amigos Goliath y Crispín y con el recuerdo permanente de su novia Sigrid, la bella reina de la isla de Thule.
Como buen caballero andante era un hombre fiel a sus principios: nobleza de espíritu, ferviente defensor de la justicia, amante de la paz, bondadoso, desprendido, solidario y amigo sincero, y si a esto le añadimos que físicamente era bastante atractivo, fuerte y ágil, y que poseía una simpatía innata, un valor incluso temerario y una alegría de vivir contagiosa…, no era de extrañar que las reinas y princesas cayeran a sus pies.
El único defecto que poseía era su propia perfección, es decir, resultaba imposible y en ocasiones rayaba la ñoñez de la época con tanto autodominio, tanta virtud y tanto sacrificio…
Sin embargo, en un periodo de la historia de España en que el pueblo estaba sometido a una represión política, cultural, intelectual y moral, era refrescante tener un héroe, aunque fuese de ficción, que abogaba por la defensa de las masas oprimidas y explotadas, y se partía el pecho por algo tan ambiguo y etéreo como la libertad…


ARGUMENTO

Nos encontramos ante una serie de aventuras que se aleja del hecho bastante común de hacer propaganda barata sobre la superioridad de razas, pueblos o cultura alguna, pues el Capitán y sus amigos recorren los lugares más insospechados y se codean con los gentes de todo el globo y, sin embargo, a todos tratan por igual y en todos conocen buenas y malas gentes, tienen amigos y enemigos, y los españoles no son una excepción. Se encuentran con toda una gama de personajes que van desde los verdaderos héroes cargados de virtudes, hasta los más execrables villanos repletos de defectos, pero no nos equivoquemos, nadie, excepto nuestro héroe, es totalmente bueno ni absolutamente malo, sino que en cada uno de ellos podemos encontrar acciones y sentimientos contrapuestos y a veces les surge el remordimiento, como en el caso del padre adoptivo de Sigrid, el vikingo Ragnar Loghbroth, quien en su lecho de muerte le confiesa al Capitán sus inconfesables andanzas guerreras contra pueblos indefensos, sus saqueos, sus matanzas… cuando se le consideraba un noble hombre que incluso había luchado contra los traficantes de esclavos.
El Capitán Trueno es presentado como un defensor de lo que hoy se daría a llamar Derechos Humanos, lo cual les acarreó algún que otro quebradero de cabeza a sus creadores por parte de la censura franquista. Pero eso sí, en compensación era un fiel seguidor de la fe católica y luchaba contra ateos e infieles musulmanes y, así mismo, no se atrevieron a presentar el Reino de Thule como una monarquía parlamentaria, como había sido la idea original, sino una de tipo paternalista y semiautoritaria donde quienes realmente gobernaban era un consejo de ancianos… ¿Cómo iba a ser la soberana una mujer?...
Siguiendo la tradición de los libros de caballería españoles, a diferencia del resto de Europa, donde la magia aparece constantemente, y opuestos a los superhéroes americanos llenos de poderes sobrenaturales, en las aventuras del Capitán Trueno no aparece nada mágico ni fuera de lo común, aunque los autores se hayan permitido ciertas licencias como es el caso de la Ciencia y los avances tecnológicos, donde los magos no son seres con poderes indescifrables, sino verdaderos estudiosos de la física y la química quienes inventaban objetos como globos para volar o explosivos y otros trucos que las personas incultas de aquella sociedad consideraban mágicos. Lógicamente, sólo hay que darle un repaso a los libros de historia para ver que el guionista mezcló churras con merinas hasta hacer algo parecido a la ciencia ficción…
Otro punto rompedor de esta serie es la relación entre el Capitán Trueno y su amada la Reina Sigrid, quienes, sin estar casados, viven siempre juntos y corren juntos la mayor parte de las aventuras y no esconden sus sentimientos, como cualquier pareja de hecho de la actualidad… cosa bastante reprobada en la época cuando apareció y se vendió la primera edición de la serie, desde 1956 hasta 1968.
Y otra de las características, y quizá una de las más estimables, es el humor, tanto en los diálogos como en el planteamiento de situaciones cómicas, rompiendo así con lo que parecía una tradición entre los anteriores héroes del cómic español a los que jamás se les dibujaba una sonrisa y menos aún reían, lo cual crearía escuela y marcaría el inicio de una nueva forma de hacer en el mundo de la viñetas.


PERSONAJES



GOLIATH


Era un antiguo leñador que poseía una descomunal fuerza física, gordo, simpático, bonachón, comilón empedernido incapaz de pasar dos horas seguidas sin tragar nada, pero también era un “broncas” que no eludía ninguna pelea y acababa quebrando más de alguna cabeza, por lo que le pusieron el apelativo de “Cascanueces”. Siempre estaba de buen humor y le gustaba gastar bromas, alguna de ellas algo pesadas, y contar chistes, y tenía un cierto imán para enamorar a mujeres orondas como él, lo que le causaría algún problema, como ocurrió con la condesa rusa Tatiana Robustiana Hermenegilda. Sin embargo, es un amigo fiel y un hombre valiente y abnegado.


CRISPÍN


Joven delgaducho, débil y tímido, quien se convirtió en el escudero del Capitán Trueno al morir su madre, la esposa del conde de Northumbria, y pasó a ser el objetivo preferido de las bromas de Goliath, aunque se las devolvía en cuanto podía. Durante la serie podemos ser espectadores de su crecimiento y de evolución de su timidez hasta convertirse en todo un “donjuán” con las damiselas, al mismo tiempo fue adquiriendo cada vez más importancia llegando a ser el verdadero protagonista de alguna de las últimas aventuras. Su mayor deseo era ser nombrado algún día caballero.


SIGRID


Era el amor del Capitán Trueno, pero, a diferencia del resto de damas de la Edad Media, quienes se quedaban en sus castillos esperando pacientemente entre trovadores y bordados las noticias de sus caballeros, Sigrid, quien además era reina de la Isla de Thule, tenía un espíritu aventurero y acompañaba a su compañero y a sus colegas en muchas de sus aventuras, cuando no estaba secuestrada, cosa que ocurría con bastante frecuencia, con lo cual ya daba pie a una nueva aventura de sus amigos.


FICHA TÉCNICA


El Capitán Trueno es la serie de más éxito del cómic español. Fue creada por el guionista y novelista Víctor Mora Pujadas, quien también ideó El Jabato (1958), El Cosaco Verde (1960) y El Corsario de Hierro (1970),  y por el dibujante Miguel Ambrosio Zaragoza (Ambrós) en 1956. Más tarde, debido al éxito, tuvieron que ampliar plantilla y así colaboraron, como guionistas, Ricardo Acedo, Jordi Bayona y Cassarel, y en lo referente a los dibujos, participó Beaumont, quien posteriormente sería conocido por “Mazinger Z” y “Érase una vez… el hombre”, seguido de una nutrida pléyade de grandes dibujantes, un total de 18.  Desde el principio fue lanzada por la editorial Bruguera, la cual la dividió en dos fases: un primera que va desde 1959 a 1968, con una tirada máxima semanal de 350.000 ejemplares, en cuadernos apaisados, un total de 618 números y con dibujos en blanco y negro, salvo las portadas, aunque también en esta época se editaron varios “Extras” y “Almanaques” cuyo formato era de revista. La segunda fase se extiende desde 1968 hasta la actualidad, con formato de revista y a todo color, aunque sus ventas fueron bastante menores. Fuera de España también tuvo bastante éxito en países como Portugal, Francia, Alemania, Italia, Grecia y, sobre todo, Holanda.


EN OTROS MEDIOS


El Capitán Trueno ha inspirado videojuegos, canciones y una película. 
Entre los primeros podemos destacar “El Capitán Trueno: La Espada del Toledano”, un videojuego para PC con gráficos bastante cuidados en 3D, buenos fondos y fácil y divertido de jugar.



En lo referente al cine tenemos la película “El Capitán Trueno y el Santo Grial”, del año 2011. Una producción española dirigida por Antonio Hernández y con Sergio Peris-Mancheta, en el papel del Capitán, y Natasha Yarovenko, como la Reina Sigrid. 


Y por último, podemos disfrutar de dos canciones dedicadas a nuestro héroe, una de ellas titulada simplemente “Capitán Trueno”, del grupo de rock español Asfalto, y la segunda “El hijo del Capitán Trueno”, de Miguel Bosé.



Así también la casa de Correos y Telégrafos de España imprimió un sello conmemorativo de este personaje.

Comentarios