Crónicas desde el adriático: Con un color de más, por Ángeles Sánchez – Junio 2012






"Todos los corazones se llenan de nostalgia aún antes de decir adiós"



"¿Deberían ser olvidados los viejos amigos
y nunca recordarlos?
¿Deberían ser olvidados los viejos amigos
y los viejos tiempos?

Por los viejos tiempos, amigo,
por los viejos tiempos:
tomaremos una copa de camaradería
por los viejos tiempos.

Los dos hemos corrido por las laderas
y arrancado las bellas margaritas,
pero hemos errado mucho con los pies doloridos
desde los viejos tiempos.

Por los viejos tiempos, amigo,
por los viejos tiempos:
tomaremos una copa de camaradería
por los viejos tiempos.

Los dos hemos vadeado la corriente
desde el mediodía hasta la cena,
pero amplios mares han rugido entre nosotros
desde los viejos tiempos.

Por los viejos tiempos, amigo,
por los viejos tiempos:
tomaremos una copa de camaradería
por los viejos tiempos.

Y he aquí una mano, mi fiel amigo,
y danos una de tus manos,
y ¡echemos un cordial trago de cerveza
por los viejos tiempos!

Por los viejos tiempos, amigo mío,
por los viejos tiempos:
tomaremos una copa de camaradería
por los viejos tiempos.

Y seguro que tú pagarás tu trago.
Y seguro que yo pagaré el mío...
Y, aun así... ¡echaremos ese trago de camaradería
por los viejos tiempos!"

Auld Lang Syne. Robert Burns.


Sin darme apenas cuenta ha llegado el momento de las últimas veces. La última fiesta por Porto Recanati, la última "notte di schiuma" en Babaloo, la última escapada a la playa de San Benedetto, la última mega compra en el coop. Las últimas horas en el Doppio Zero, Centrale, Terminale, Caffé del Viale, Maracujà...También, por supuesto las últimas clases y lás últimas energías para el estudio (¡ya era hora!).

Irremediablemente a medida que pase el tiempo iré dando pasitos hacia "il addio". Éste es el comienzo del fin.

Y ahora toca hacer prospectiva de todo lo vivido. Echar la vista atrás y valorar, pensar en lo positivo, en lo negativo. Ahondar en las conclusiones de todo lo aprendido durante casi diez meses. Porque desde luego, aprender, he aprendido algo muy importante, y no solo un idioma. He aprendido que se puede llegar a querer a alguien en diez meses. Que tengo un corazón más allá de mi familia y amigas de toda la vida. A ser fuerte, a llorar de felicidad y añoranza. A gritar. A liberarme. Me he desatado de viejos e incómodos lazos del pasado, que de nada me servían. He trazado nuevas líneas. Oteado nuevos horizontes... y mirado más allá.

Gracias a momentos de incesantes risas y alegrías entonando el popular canto: "Il aqcua fa male, il vino fa cantare". Nuestras fiestas privadas en la residencia de Flo. Los grandes y conocidos afters en casa de las Mallorquinas. Cenas típicas Catalanas (Pa amb oli) prolongadas hasta entrada la madrugada.

Las tertulias en el caffé guiadas por Lorena y Kika, los ojos que todo lo ven. Las locuras junto Paula, la niña más inocente pero con el corazón más grande de toda Mallorca. El gran sentido del humor de Cata (quien siempre tiene una sonrisa para todos),sin olvidar a su "piccolo coniglio" Coccole (del que todas somos "tietas"). Las incesantes y entrañables noches para el recuerdo con mi compañera freaky, Aina. O el persistente ánimo y entrega por aprender y vivir de Bettina.

Y otros muchos: Norvis, Olsi, Ania, Fredi, Behros, Camille, Yari, Alicia, Gori, Meli...
Personas y momentos que han hecho que comprenda la vida de una forma totalmente distinta de como lo hacía. Personas totalmente distintas llenas de cosas para enseñarme. Verdaderos amores. "Sempre li portaró nell cuore."
Saber que se acaba, que jamás volverá a ser lo mismo, que las amistades perdurarán pero no el tiempo, ni el espacio, ni el lugar. Una sensación tan extraña y fuerte. Como cuando te despiertas de un sueño bonito, perfecto y feliz y sabes que aun que te duermas, ya no volverás a él. ¡Qué complicado es echar mano de todo lo sentido e intentar transmitirlo cundo ni en tu propia cabeza puedes expresarlo! No existen palabras ni definiciones correctas para todo esto. Un engrosamiento continuo de lo que sientes. Es vivir la vida con un color de más.

Así pues, no me queda más que dar las gracias. A todos los que han estado a mi lado. A quienes me han abrazado cuando lloraba, a quienes me han hecho sonreír. A quienes a mi lado, han evolucionado.

Comentarios